... porque una buena interactuación no es casualidad